Bloqueo creativo

El bloqueo del artista

Publicado por Pablo Galera el 20 de noviembre del 2020 Imagen de Lukas Bieri en Pixabay

Mi experiencia con el arte

Una de mis frustraciones es no haber llegado a ser músico profesional. Estudié guitarra durante unos años pero no logré llegar a ser el guitarrista y compositor que yo quería, realmente me quedé bien lejos. Finalmente por culpa de un accidente tuve que dejar de tocar la guitarra. Esto supuso un cambio radical en mi vida, pero eso es otra historia.

Durante más de diez años toqué la guitarra, y lo que más me gustaba era componer. Sin embargo, en algunas ocasiones llegaba a odiar profundamente cómo sonaban mis creaciones y mis interpretaciones. Cada vez más veía mis límites, o eso creía yo en aquel momento. En cierto modo, verme obligado a dejar de tocar fue liberador.

Años más tarde también intenté pintar, ya que recordaba que de niño lo había intentado sin éxito. Realmente no tenía nada que expresar, ni aunque lo hubiera tenido habría sabido cómo hacerlo. Por eso de mayor siempre quise volver a intentarlo, hasta que un día compré lienzos, pinceles y pintura acrílica y... ¡ale, a pintar! Todavía pinto de vez en cuando y me divierto mucho, me lo paso en grande, con alguna que otra frustración cuando intento pintar algo figurativo. Me siento muy cómodo y libre en abstracto, pero a veces me gustaría aprender un poco de técnica. Aunque tengo una teoría en contra al respecto. Aprender técnica siempre es útil, obvio que no tengo nada en contra, pero para mí pintar es un divertimento, cada cuadro es un desafío y tengo que aprender lo que necesito para pintarlo, y en el aprender investigando, o sea jugando, es que realmente disfruto. Pero si realmente quisiera pintar bien tomaría clases. ;-)

Por cierto, también quiero escribir algunas historias, tengo varias comenzadas, pronto me lanzaré. En fin, basta ya de hablar de mí, ¡que aburrido!

Lo que quiero expresar es que conozco esa sensación que todo artista tiene alguna vez, de que está todo creado, o que tus obras no son suficientemente buenas. Como he dicho lo sentí tocando la guitarra y componiendo. ¡Lo sentí profundamente y es terrible!

El bloqueo creativo

Imagen de ElisaRiva en Pixabay

En realidad la creatividad no se queda tan solo en el ámbito del arte, va mucho más allá. Es cierto que es en el arte donde toma su máxima expresión, pero está relacionado en toda actividad humana. Para resolver un problema muchas veces es necesario ser creativo, mirar las cosas de otra manera, cambiar de perspectiva.

Hay muchas maneras de crear, pero dos son básicas, desde el hemisferio izquierdo o desde el derecho, obviamente me refiero a los hemisferios cerebrales. La parte lógica y racional se aloja en el izquierdo y la parte de las sensaciones, sentimientos y emociones en el derecho. Para ser creativos podemos usar ambos, pero especialmente el derecho.

Voy a poner como ejemplo mi manera de componer un tema musical. Lo puedo hacer usando los conocimientos adquiridos, esto es la teoría musical, o libremente, sin seguir ningún patrón. La segunda manera es mucho más compleja ya que no tienes muletas ni barandillas donde sostenerte o agarrarte, y tus conocimientos no guiarán tus dedos. Es realmente difícil salirte de una escala cuando la has tocado cientos de veces. Si sabes que la nota correcta en una tonalidad dada es Si bemol, no puedes tocar un Si, sin que sientas que está mal.

En mi caso, cuando más teoría iba aprendiendo menos originalidad encontraba en mis creaciones. Eso sí, podía componer de manera rápida y segura, pero sonaba a lo de siempre, a lo que todo el mundo hace. Es por ese motivo por el que decidí no tomar clases de pintura, para quedarme en esa zona creativa en la que pocos límites tengo, salvo los de la falta de técnica o destreza. Jamás pintaré como Picasso o Miguel Ángel, pero puedo pintar mejor que nadie como yo mismo. ;-)

Volviendo a la música, al ejemplo. Me di cuenta de que era muy bueno tener conocimientos, pero no para crear, sino para “arreglar” lo creado. Así que para componer temas nuevos probé muchas maneras. Una de ellas era ir tocando sobre patrones y cada vez que cometía un error, un dedo iba a donde no tocaba, y de repente algo sonaba diferente. Entonces ponía mi atención allí y me fijaba que había pasado y de qué manera podía usar eso. Otra era fijarme en que hacen otros y modificarlo un poco, hacer mi versión del arte de otros. Caminamos a hombros de gigantes, como dijera una vez Isaac Newton. A veces intentar ser super original es absurdo, por decirlo suavemente. ¿Acaso vivimos aislados en cuevas?

Resumiendo. Utilizar la manera más lógica para crear puede no ser siempre una buena idea, y usar tan solo la parte más emocional tampoco. Hay que decidir que te interesa, orden o caos, sensatez o locura. Normalmente como dijo Buda el camino del medio es el correcto.

Cuando uno tiene un bloqueo creativo suele estar demasiado en un de los dos hemisferios, especialmente en el izquierdo. Y hay muchas maneras de superarlo. Además de las que he explicado hay muchísimas más, tan sólo hay que ser creativo para poder encontrar tu propia manera de ser creativo. Parece una paradoja pero no lo es. Lo explicaré en la siguiente entrada.

Quiero dar un pequeño consejo para finalizar esta entrada: no te fijes tanto en tus debilidades y pon más atención a tus fortalezas. Sabiduría extraida del gran guitarrista, compositor y músico Steve Vai:

"I've got strengths and I've got weaknesses - I don't work on my weaknesses, I ignore them and cultivate my strengths. The level of achievement that we have at anything, is a reflection of how well we were able to focus on it."

"Tengo fortalezas y debilidades; no trabajo en mis debilidades, las ignoro y cultivo mis fortalezas. El nivel de logro que tenemos en cualquier cosa es un reflejo de lo bien que pudimos concentrarnos en ello".

¿Quieres dejar un comentario?

Por favor, envíame un e-mail con tu nombre completo y con mucho gusto lo publicaré.